Pregúntale a cualquier persona que trabaja remotamente sobre su calidad de vida y te dirán con gusto todos los detalles. Librarse de una vida de oficina ordinaria ha demostrado que puede ser muy liberador, ya que este estilo de vida se ha hecho muy accesible. Pensamientos de trabajo remoto trae imágenes de personas tomándose descansos para hacer surf, apartándose de sus oficinas de playa improvisadas o trabajando desde los café más modernos del mundo. Sin embargo, el trabajo remoto también le permite a muchos trabajar desde casa, en presencia de sus niños, o tal vez hacer balance con otros intereses. Este estilo de vida también permite liberarse de la pérdida de tiempo valioso en largos viajes al trabajo, o altos costos de alquileres en distritos de negocios, ya que no necesitan estar presente donde se da el negocio.

Mucho de esto es noticia vieja para la comunidad tecnológica, en especial estos lectores. Sin embargo, a menudo la idea de trabajo remoto se enfoca en el estilo de vida del nómada digital. Hay varias avenidas por donde puede transitar el trabajador viajero y construir su vida como prefiera. Sin embargo, aquellos que quieren establecerse deberían, de igual modo, poder aprovechar las ventajas del trabajo remoto. Desafortunadamente, los escenarios típicos de viviendas en la mayoría de las ciudades no permiten, en ocasiones, la misma libertad que el trabajo remoto puede ofrecer. Aunque las situaciones de vivienda alternativa no son comunes todavía, sí existen y están en crecimiento.

Vivienda en Trabajo Remoto

Alternativas de vivienda y estilo de vida para todo tipo de trabajador remoto.

Los Retos del Trabajo Remoto

No importa que tan emocionante parezca el trabajo remoto, todavía puede haber retos al equilibrar las necesidades y valores de cada individuo. Los problemas más recurrentes son un poco paradójicos en toda la idea de trabajo remoto. Para muchos, el estilo de vida puede ser de aislación y para aquellos que se mudan a menudo, puede haber un sentido distante de pertenencia a cualquier lugar y comunidad.

El aislamiento social puede ser difícil para aquellos que viajan a lugares donde ya no se pueden comunicar, pero puede ser un reto para el trabajador remoto en casa. El lugar de trabajo formal, aunque con restricciones, ofrece varias oportunidades para la interacción social. Ya sea que estés trabajando desde la playa o desde tu oficina en casa, pasar un día sin interacción cara a cara puede inducir soledad.

Para combatir esto, muchos trabajadores remotos se enfocan en una rutina, video llamadas constantes, o encuentros programados con comunidades en línea para asegurar que su molestia social se tranquilice. Estas cosas son geniales y son estrategias útiles. Sin embargo, parece mucho trabajo extra, en vez de que este sentido de comunidad se construya con resistencia hacia nuestro estilo de vida.

Por esto, el problema es mejorar como establecer donde y como vivimos. Los lugares comunes de vivienda, ya sea el edificio de apartamentos o la casa desligada en los suburbios, solo enmarca la vida del individuo (o el individuo y su familia). No hay muchos sistemas impuestos que fomenten la reunión social.

Una Breve Historia de la Co-Vivienda

Cada una de las alternativas de vivienda en este artículo es alguna forma de co-vivienda; sin embargo, cada modelo está ajustado hacia un tipo de vida en particular. Algunos de estos modelos dependen de la nueva economía compartida. Pero todos están basados en una idea muy vieja.

Mientras los centros urbanos se densificaban durante la revolución industrial, había una crisis de vivienda. De repente todo el mundo salió de sus vidas rurales para encontrar mejores trabajos en las fábricas urbanas. Existían distintos modelos, al igual que ahora, dependiendo de las sociedades y condiciones que requirieran de ellas. En el escenario urbano, la mayoría de éstas eran hoteles residenciales con cocinas compartidas y otros espacios comunes, espacios personales pequeños, y arrendamientos mensuales. Aunque este tipo de vida suene disperso, era común para personas de cualquier clase social. Algunas unidades eran de lujo para la burguesía, mientras que otras eran más modestas para residentes de menor ingreso. Sin embargo, también vamos a mirar a formas más densas de co-vivienda.

Airbnb: Alternativas para el Nómada

Para aquellos que van de ciudad en ciudad como un plan de vida indefinido, no hay muchas estrategias generales que discutir cómo sí hay inherentemente más libertad que experimentar, con opciones radicalmente diferentes. Para los viajeros, a diferencia de los trabajadores remotos que todavía son más sedentarios, cada condición pasa a ser mucho más subjetiva dependiendo de la locación y el individuo. Un día estás en un lindo Airbnb en alguna metrópolis Europea, el siguiente te estás divirtiendo en una playa en Bali.

"La Oficina Surf es un lugar de trabajo y alojamiento impulsado por la comunidad."

Aunque una constante que siempre se discute sobre el trabajo remoto y viaje, es como mantenerse sociable y encontrar un sentido de comunidad en el camino. Proporcionar un sentido de ‘comunidad’ es una de las frases más comunes, usadas para publicitar retiros para nómadas digitales. Por ejemplo, la línea “La Oficina Surf es un lugar de trabajo y alojamiento impulsado por la comunidad” es la etiqueta principal de la compañía. Los eventos organizados, espacios comunales y guías a las ciudades vecinas ofrecen mucho de lo que el nómada que busca experiencia necesita. Servicios de retiro similares a Oficinas Surf son Nuevos Retiros, Outsite, y Casa Azul.

Sin embargo, muchas de estas locaciones motivadas por los ‘retiros’ no tienen precios que permiten a la mayoría de los nómadas usarlas de manera sustentable. De igual manera, está la barrera de necesitar pedir, repetidamente, reservaciones en este tipo de alojamientos lo cual es una restricción. Una alternativa atractiva es la nueva empresa joven Roam. La premisa de este modelo de negocio es permitirle al individuo pagar un alquiler único que les permitiría quedarse en múltiples locaciones alrededor del mundo. Hasta ahora, solo tienen tres locaciones: Bali, Madrid y Miami, pero están creciendo muy rápido. Aunque tal vez puedas cambiar de locación cada semana. Te animan a que te quedes más tiempo, al menos un mes. La comunidad de viviendas puede así, organizar actividades o salidas con el equipo Roam, o hasta independientemente. Las actividades incluyen noches de “pecha kucha” para aprender sobre intereses de los otros o sus trabajos, o simplemente cenas comunales.

Trabajo Remoto de *Roam*

El individuo tiene su propio espacio, pero algunas comodidades son compartidas para incentivar la interacción casual, como la cocina, áreas de trabajo, patios para pasar el rato y otros espacios flexibles para eventos. Así, hay mucho potencial para la comunidad que vive en una locación para tener una influencia en cómo se usan estos espacios.

Un arquitecto de Berlín que tiene una oficina remota en la misma locación de Bali, diseñó cada una de las locaciones para Roam. Cada unidad hasta ahora ha sido una reforma de edificios ya existentes en un escenario urbano, por esto, donde te quedes siempre te sentirás integrado a comunidades existentes. Esta es una oportunidad valiosa que ofrece este modelo, claro si en algún momento el individuo se siente con ganas de echar raíces por un tiempo, no hay mucho que cambiar en la logística de su estilo de vida para lograr esto. Al quedarse, el individuo tampoco renuncia a su libertad para mudarse rápidamente.

" Los patios han sido históricamente, espacios comunitarios críticos alrededor del mundo."

El Joven, el Remoto y el Trabajador

Para algunos, aunque les gusta la idea de viajar, pueden preferir quedarse donde viven muchos de sus amigos o colegas. Tener nuevos amigos es genial, pero también lo es el viejo grupo. Sin embargo, el individuo debería poder vivir localmente mientras persigue también el estilo de vida impulsado por la experiencia, lo cual muchos prefieren. En otros mercados, los modelos de negocios basados en propiedad son reemplazados rápidamente por modelos de servicio. Esto se está dando en viviendas también.

Muchos jóvenes profesionales, cuando no están trabajando, preferirían pasar menos tiempo en casa y más tiempo con los amigos, explorando la ciudad o buscando nuevas experiencias. Por consiguiente, ¿Por qué pagar el precio de un alquiler de espacios que usas frecuentemente?

En muchas ciudades grandes, las viviendas estudiantiles se están convirtiendo en algo estándar. Similar al modelo de Roam, el individuo deja de lado comodidades como la cocina en su propio espacio privado para tener una comunal. Los espacios de oficina también son integrados, dando así un sentido de distancia entre los espacios de vivienda y trabajo del trabajador remoto.

Aunque esta interacción casual es buena para la salud, considera como esto podría ser una oportunidad importante para desarrollar tu negocio, relaciones intelectuales o artísticas. Muchas compañías o colectivos se encuentran en universidades solo por proximidad entre individuos con la misma mentalidad. Por esto, incubar una comunidad de jóvenes profesionales alrededor de la mesa todas las noches, donde cada uno va detrás de sus propios deseos y pasiones, sería una oportunidad fantástica para engrandecer nuestro conocimiento y apertura a cosas interesantes.

Trabajo Remoto

El comedor comunitario se convierte en un lugar para una mezcla social de todo tipo.

En Nueva York y Washington, la compañía We Work comenzó We Live. Las cosas que se comparten van desde la azotea, cuartos de tv, sala de juegos y toda ‘la cerveza, café y té que quieras’. Una nueva empresa ambiciosa basada en Londres, El Colectivo, lo está haciendo tan bien que ya tiene varios rascacielos en construcción, enteramente dedicados a co-vivienda y comodidades para sus habitantes. Algunos de estos proyectos han sido guiados hacia los empresarios, a quienes se les provee espacios de oficina o salas de reuniones, mientras que otros están por una clase creativa, con escenarios, cuartos de dibujo y bibliotecas.

"Este proyecto del Colectivo estará completo en 2018."

Otro gran beneficio para aquellos que valoran su libertad es que muchos de estos contratos son mensuales. Si el lugar comienza a sentirse sin interés, es muy fácil recoger tus cosas y marcharte sin ningún costo.

De acuerdo a la personalidad de TV de Londres y diseñadora Naomi Cleaver, el próximo mercado para este tipo de alojamiento estudiantil está dirigido de igual modo, a adultos ya establecidos.

Vivienda Para La Persona Hogareña

A menudo, el estilo de vida del trabajo remoto está muy asociado con la imagen del nómada joven y libre. Sin embargo, no todos los que trabajan remotamente son necesariamente capaces o desean llevar un estilo de vida de este tipo. Por ejemplo, gran parte de la clase digital remota tiene familia, así que una vida sedentaria es necesaria o más deseable.

Aunque muchos de los beneficios del trabajo remoto se aplican a la vida sedentaria, el aislamiento social puede ser un problema. Aún con un régimen donde se toma el tiempo para llevar a los niños a la escuela, ir al gimnasio regularmente o caminar para tomar un café, la realidad de trabajar desde casa, a menudo, puede resultar en una cantidad de estímulo social poco ideal. Éste puede ser el caso para cualquier persona que vive en una variedad de acuerdos, ya sea el hogar suburbano (donde tienes espacio para tus tres niños), o hasta el apartamento pequeño con un café en la planta baja.

El aislamiento social es una realidad y una preocupación estudiada de la vida contemporánea, hasta para aquellos que tienen trabajos de oficina “normales”. Así que, ¿qué puede hacer la persona? Si esta condición es inevitable, ¿qué otras opciones hay, aparte de asegurar la asistencia a reuniones de comunidad regulares y anotarte en club de libros solo para salir de la casa? Por supuesto, este tipo de comunidades son valiosas; sin embargo, no necesariamente ofrecen encuentros sociales sustanciales. Hay un tipo de estímulo diferente que podemos obtener en los encuentros inesperados o reuniones casuales que son más difíciles de experimentar en estos tiempos. De igual modo, para aquellos con familias, el apoyo social de vecinos presentes no se puede reemplazar con cualquier campo digital.

Muchas de estas sensibilidades pueden parecer románticas o nostálgicas, así que permíteme cuestionar también las deficiencias financieras de la vivienda común. En la mayoría de los mercados, el compartir o la economía de servicios ha reinventado nuestro entendimiento de la propiedad. Airbnb, por supuesto, está teniendo su efecto en la vivienda, pero sus beneficios no se extienden tanto hacia estilos de vida de la familia sedentaria. Considerando todos los nuevos servicios que disfrutamos, ¿no parece un poco desactualizado que muchas familias todavía compran sus propias herramientas de jardín, inscriben a sus niños en lejanos y caros programas de cuidado infantil, o mantienen sus cosas que ya no tienen uso en un depósito privado solo para agarrar polvo?

Si estás buscando una forma de vivir de manera sostenible, entonces *Threshold Farm* es el lugar para ti.

Si Uber, Google Flights, Airbnb y un trabajo remoto puede activar al nómada digital a buscar una experiencia de vida alrededor del mundo, ¿qué opciones hay para el trabajador remoto confinado a casa? Recientemente, los modelos de co-vivienda han resurgido en Europa en respuesta a ambos el declive de viviendas asequibles para jóvenes profesionales, al igual que un esfuerzo para regenerar la vida social en comunidades aisladas. Algunos modelos se enfocan en sustentabilidad, otros en servicios compartidos, a través de bancos de tiempo.

A menudo, los servicios que son compartidos se enfocan en el ejemplo del residente anciano, quien podría intercambiar servicios de cuidado de niños por un flujo de efectivo extra, o la madre con un servicio de limpieza que puede ofrecer a la comunidad. Así que, imagina que cuando trabajas desde casa, te puedes beneficiar de está economía compartida para poder tomar un descanso con una clase de francés de parte del profesor retirado u ofrecerte para cuidar a los niños en el patio de recreo mientras los otros padres se marchan a sus trabajos respectivos del día. Si sientes que el estilo de vida que ofrece por ejemplo, Surf Office, no se aplica a ti, hay maneras de construir tu propio estilo de vida en la manera que promueve la vida nómada.

La comunidad comparte cocinas, espacios en la azotea y acceso al almacén.

Quizás tú eres alguien que está buscando darle algo a la comunidad con tu horario flexible. Este proyecto Español, incluye viviendas familiares con residencias especiales para aquellos que necesitan cuidado por Alzheimer. Aunque el paciente de Alzheimer recibe un cuidado profesional, los residentes locales están cerca para ayudar a cuidar el jardín, para reducir el costo del alquiler. Tal vez tengas mano para la jardinería y prefieras ayudar en esta área, más allá de las fronteras de tu patio. ¿Qué pasa si tu familia está en espera de un nuevo miembro? ¿Podría el flexible espacio de co-trabajo desocupar un segundo cuarto y ahorrarte la necesidad de agrandar tu hogar?

Aunque el mercado de co-vivienda está pasando por una resurgencia, la mayoría de estos modelos no son necesariamente nuevos conceptos. Sin embargo, el éxito de la economía compartida en otros mercados ha hecho que la co-vivienda sea algo más realista para muchos. Sin embargo, aunque el trabajo remoto se está convirtiendo cada vez más en algo común, los estilos de vida que se permite, todavía no se han comercializado por la comunidad y podría llevar a unas oportunidades interesantes en el futuro.

Hiring? Meet the Top 10 Freelance Digital Designers for Hire in November 2017
Don't miss out.
Get the latest updates first.
No spam. Just great design posts.
Don't miss out.
Get the latest updates first.
Thank you for subscribing!
Check your inbox to confirm subscription. You'll start receiving posts after you confirm.

Comments

comments powered by Disqus